Visitar Huesca Guía turística de Huesca
Visitar Huesca > Gastronomía típica de Huesca

Gastronomía típica de Huesca

La huerta

Lo que hoy conocemos como la ciudad de Huesca, en la parte denominada ‘Ensanche’ fue siempre zona de huerta. Se conservan, no obstante, tanto en la propia ciudad de Huesca, en la huerta de Salas, como en los municipios de su entorno y dentro de la Comarca de Hoya de Huesca, la tradición hortelana, tanto para el consumo propio como para la venta.

Como productos hortícolas destacados y diferenciales recomendamos probar el tomate rosa, las borrajas y el cardo, y si hay oportunidad, el bróquil pellado (estos últimos de invierno), característico de la zona. No por ello debemos despreciar tampoco los pimientos, lechugas ni la escarola, ajos, cebollas y patatas de al zona y alrededores, utilizadso apra elaborar ensaladas, salsas y guarniciones.

Las carnes

El plato típico de Huesca, que se suele hacer en las fiestas de San Lorenzo, el día 10 de Agosto, en muchas casas es el pollo al chilidrón, receta consistente en pollo guisado acompañado de pimientos, tomate, cebolla y ajo, importante, no triturado.

Si algún producto hay característico de Huesca, y en general de todo Aragón, es el ternasco, cordero joven con denominación de origen. Las elaboraciones más conocidas son asado con patatas a lo pobre, a la brasa o guisado. También procedentes del cordero, de la provincia son típicas las chiretas.

Tampoco debemos olvidar la ternera del Pirineo, que si bien no es de la propia ciudad por su cercanía es fácil encontrarla en carnicerías y en los mejores restaurantes.

Por último, los elaborados del cerdo, embutidos como la longaniza, muy típica de la zona de Graus también, y el chorizo para comer a la brasa, plancha o curada. Otras elaboraciones más singulares como la tortera y la morcilla de arroz. Un plato muy típico también de Huesca es el salmorrejo, elaborado con lomo de cerdo, longaniza, tortera y tortilla falsa.

Por estar rodeada de monte y numerosos cotos, también recomendamos las recetas de caza, codornices, ciervo y jabalí, este último muy abundante en la zona.

Los pescados

Sin duda, dado que Huesca no es ciudad con puerto, el pescado estrella es el bacalao. El bacalao ya desde antaño llegó a Huesca seco y en salazón, por lo que dentro del recetario popular existen muchos platos que tienen como base este pescado, como el bacalao al ajo arriero, o el salmorrejo de bacalao.

Los hongos y las setas

Por su proximidad al Prepirieno y la Sierra de Guara, en Huesca también se pueden degustar grandes platos elaborados con las mismas, siendo , la que mediáticamente más se ha promocionado, la trufa, procedente de la Ribagrza y el Sobrarbe.

La repostería y pastelería

Como ya he comentado, también tienen fama en Huesca la pastelería y repostería, siendo los dulces típicos más conocidos las castañas de mazapán, el pastel ruso, campanas, glorias y pajaritas de Huesca o la trenza de Almudévar.

Los restaurantes

En Huesca estamos bien surtidos de restaurantes y de grandes cocineros, restaurantes donde podrás probar desde platos tradicionales hasta elaboraciones más sofisticadas de la cocina moderna, en la que siempre destaca la materia prima. Huesca cuenta con Escuela de Hostelería y esto, se nota en el buen hacer de los restauradores.

Huesca de tapas

En esta ciudad siempre ha sido tradicional tomar el vermut acompañado de raciones, pero desde hace unos años, se viene celebrando el Concurso de tapas, en meses de Octubre/Noviembre, lo que ha despertado en la hostelería oscense la creatividad en este aspecto, contando hoy con un gran abanico de posibilidades para tomar las tapas y raciones más tradicionales o nuevas y originales creaciones. La zona de tapas por excelencia es el centro, pero no debemos olvidar otros locales que nos pueden proporcionar gratas satisfacciones.

El vino

Y por último, y para cerrar este pequeño repaso a la gastronomía oscense, no debemos olvidarnos del vino, que acompaña y marida perfectamente con nuestra cocina. Vinos, por proximidad de la Denominación de Origen del Somontano, pero también Vinos de la Tierra, como los de las Terrazas del Gállego, que dan cobijo a pequeños pero esmerados productores de la zona de la Hoya de Huesca con gran proyección dentro y fuera de la provincia.

¡Bienvenido! En Visitar Huesca utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. En nuestra política de cookies puede obtener más información.
Continuar